Mis hojas

Se acerca el otoño y, con su brisa, los días absurdos en los que dejo de existir. Una corriente de recuerdos me va desarmando de cada una de las capas que me hacían brillar. A un lado y a otro, aunque no lo veas, me siento desnudo sin las hojas con las que me habías adornado. Ya nadie quiere sacarse selfies a mi lado, así que escribo mis letras que antes sonreían y ahora… ahora no las quiero. Comienza a hacer frío.

Ya tuve otros inviernos y son duros. Cada uno de los días que pasé acurrucado buscando algo de cobijo moldearon el viejo tronco en el que me he convertido. Sigo aquí, aunque ya no me ves, sigo aquí. Duro. Dispuesto a aguantar otra época más de inseguridades provocadas por esta fealdad estructural que ya desconocía. ¿De verdad soy sólo corteza?

Quise ser perenne y, a día de hoy, solo permanecen mis ganas de volver a florecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s